viernes, 21 de octubre de 2011

Limites

Justo cuando llego a casa después de  una  tarde  en la universidad con el animo por los cielos, después de ser uno de los pocos  en pasar la materia  que  asigna la especialidad de  la carrera y ademas de ello, ser el promedio mas alto de la clase, una tormenta  exigencias y prejuicios se encargan de tumbarme de la cima de  aquella montaña donde me encontraba.

Confianza, Felicidad, Afecto, es todo lo que pido, sin embargo, el destino parece  ponerse en mi contra cada vez que me propongo repuntar un animo positivo lleno de alegría.
¿Como  puedo ser feliz si cada uno de mis logros,  es visto  como poco?.
"Cambia tus hábitos,  Deja el Ordenador a un Lado, Sal  tan solo un momento al mundo exterior"-Son algunas de las exigencias diarias que recibo.

¿Como dejar el ordenador en una carrera donde trabajas con ordenadores, redes y telecomunicaciones?
¿Porque salir al mundo exterior donde todas las noches, jóvenes que "viven la vida" mueren por la culpa de unos cuantos?.

Ayer, en la Clase de Expresión Oral y Escrita, hemos leído un pequeño relato llamado  Juan Salvador Gaviota   y seré sincero,  estuve a punto de llorar, Aquella gaviota que luchaba contra viento por lograr sus sueños, el mismo que después de alcanzar  una velocidad record de entre su parvada, esta solo  lo ve con cierto desprecio  por  no ser como los demás,la que luchaba en contra de su  parvada por no ser como las demás gaviotas, que enfrento a su padre y a su madre porque el no quería volar para comer, el solo quería volar para ser el mejor.

Ahora Siento que esa gaviota soy yo.


Empezarás a palpar el cielo, Juan, en el momento en que palpes la perfecta velocidad. Y esto no es volar a mil kilómetros por hora, ni a un millón, ni a la velocidad de la luz. Porque cualquier número es ya un limite, y la perfección no tiene límites. La perfecta velocidad, hijo mío, es estar allí.
Como me gustaría que  ciertas personas entendieran  esto.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...